jueves, 30 de mayo de 2013

El rincón coreano: The Thieves (El Gran Golpe)

The Thieves es la película coreana más taquillera de la historia de Corea del Sur. ¿Es la mejor? No, pero oye, está bastante bien. Entretenimiento puro y duro.

En esta película tenemos un estupendo reparto coral, con grandes actores, para interpretar a un grupo de ladrones y timadores que quiere robar en un casino. El argumento no es novedoso, pero tampoco lo fue cuando se estrenó Ocean's eleven, con la que algunos la están comparando (y llegando a decir que es una copia, sin haberla visto siquiera). ¿Inventó acaso esa película el género de robos y fue la primera película de hablar de un robo en un casino? El propio director, Choi Dong-hoon, declaró que a él le gustaban las películas de atracos anteriores a Ocean's eleven, en una entrevista que concedió durante el pasado Festival de Sitges a CineAsia Online, y que podéis leer aquí.

Así pues, tenemos una pelicula de robos, engaños, giros de guión, toques de comedia y escenas de acción. Hay algunos que dicen que es demasiado larga, pero a mí la verdad es que no se me hizo nada pesada, porque me pareció tremendamente entretenida. Los chistes me parecen graciosos, los personajes interesantes, los actores buenos, las escenas de acción bien hechas, y los giros de guión provocaban que me preguntara cómo iba a acabar todo al final. En el cine coreano, al menos en el buen cine coreano, destaca su carácter imprevisible, puesto que son capaces de hacer cualquier cosa y llevar la película por terrenos no convencionales. Te sorprenden, y cuando parece que casi todo está visto, es de agradecer. Y que lo logren en películas de género que siempre suelen seguir el mismo patrón, pues como que tiene más mérito todavía.

Además de por lo que he destacado antes, The Thieves me gusta por sus personajes. Creo que en otras películas de este tipo, se peca mucho de usar personajes estereotipados y tópicos: cada uno tiene su rol, son super amigos (aunque sean unos timadores y unos ladrones, la amistad y el grupo están por encima), suelen salirles las cosas más o menos bien a todos, si alguno sale mal parado todo es muy dramático, si alguno resulta malo es malo malísimo... En The Thieves me parecen personajes mucho mejor conseguidos. Son timadores, son ladrones. Son un grupo, sí, pero cada uno mira por su propio interés. ¿Que uno se queda atrás? Pues adiós. No se van a jugar el cuello por eso. Si algo dramático sucede, lo mismo.

Además, no hay ni buenos ni malos. Cada uno tiene sus razones para actuar como actúa, y eso no quiere decir que sean malas o buenas personas. Y este tipo de motivos personales son los que desencadenan algunos de los giros en la película. Hay que contar también con lo que ya he dicho: los actores son buenos, y eso ayuda a los personajes. Destaco a Jeon Ji-hyun (protagonista de la emblemática My Sassy Girl), porque por fin vuelve a Corea a hacer películas, y yo no puedo alegrarme más. Esta mujer lo tiene todo: es guapísima, sexy, carismática, es divertida y es una pedazo de actriz tremenda. Su personaje da bastante juego, y creo que está bastante graciosa. Y también quiero destacar a Kim Soo-Hyun, porque soy fan de él desde el dorama Dream High (él era la serie) dónde estaba genial, y espero que le den más papeles en películas y pueda tener una carrera interesante.

En resumen, The Thieves es una película muy entretenida. No tiene más. es entretenimiento puro y duro. Pero con eso es suficiente, y tampoco busca otra cosa. Lástima que se la compare y salga perdiendo, cuando estoy convencida de que si no fuera coreana, gustaría bastante más. Prejuicios, como siempre. Una pena también que llegue a los cines doblada (que llegue doblada si quieren, pero lo triste es no poder elegir verla en VOSE): estoy muy en contra del doblaje en las películas coreanas, y en esta, hablan en tres idiomas y dos variaciones del chino. En el doblaje, todo eso se ha perdido. Pero bueno, siempre nos quedará el DVD o el Blu-ray. 

1 comentario:

  1. Tras tu entusiasta recomendación me siento obligado a verla.

    ResponderEliminar