miércoles, 28 de diciembre de 2011

Películas: Mary and Max

Cuando salió esta película (en el año 2009), no recuerdo cómo, llegué hasta ella y leí en Filmaffinity. La animación ya me suele tirar mucho, y al ver las críticas, no sé por qué, supe que me iba a gustar. Que iba a ser una película que iba a llegarme. Tampoco sabía muy bien de qué iba ni nada, pero no sé, tenía esa sensación. Desde entonces quería verla, y tampoco sé por qué, no lo hice hasta hace poco.

No me equivoqué al pensar que me iba a llegar. Sencillamente, Mary and Max es una película hecha con el alma, y que toca la tuya. Es pura ternura, aunque al mismo tiempo, hay mucha crueldad, mucho dolor, muchos miedos en ella. Es muchísimo más humana que muchas protagonizadas por actores de carne y hueso. Claro que la animación no es un obstáculo para esa humanidad, pero aún hay gente que se cree que sí y que huye de ella. Ellos se lo pierden.

Cuenta la historia de una niña, que vive en un entorno familiar muy complicado, y cuya vida no es muy fácil. Por casualidad, empieza a mantener contacto por correspondencia con Max, un hombre -creo recordar que de unos 40 años-, que vive en Nueva York, y que tiene un síndrome que lo hace diferente -y no quiero que diferente se entienda como algo malo, claro-. Está contada de una manera muy original: creo que no había ni un diálogo, y todo son voces en off: del narrador, y las voces de Mary y Max en las cartas que se escriben. A pesar de esto, en ningún momento se hace pesada o aburre. Y qué decir de la animación, todo hecho con plastilina...una auténtica pasada.


Mary and Max nos recuerda lo afortunados que somos, y lo desafortunados que son otros. Lo afortunados que somos por tener a alguien cerca, a alguien con quien hablar o quien compartir momentos de nuestras vidas. Y nos recuerda lo difícil que es la vida para otras personas, lo durísima que es la soledad, y cómo la sociedad trata mal y margina a ciertas personas que no lo merecen. Que quizá merezcan mucho más cariño que otros que sí lo reciben. Que nos encanta etiquetar a la gente, y apartarla si se salen de lo común; y como ellos sufren por ello. Una frase del narrador sobre el personaje de Max lo resume a la perfección: "Y él no podía entender por qué era visto como el raro, mientras al resto se les considera normales". La normalidad, ¿qué es? Desde cada perspectiva, la normalidad es una cosa distinta.

Esta película nos recuerda también que todos somos iguales. Que todos sufrimos y todos deseamos lo mismo: todos queremos tener un amigo, o alguien con quién hablar, no estar solos. Todos tenemos nuestros sueños, y todos sufrimos si no se cumplen, y somos felices si llegan a hacerse realidad. Todos tenemos nuestros gustos, nuestras formas de organizar nuestra vida, y de vivirla. Todos sufrimos con nuestros fracasos, con la soledad, cuando otros nos hieren, cuando la vida se nos complica. Y todos encontramos un refugio en esa persona que siempre está ahí. La necesitamos. La gente y las cosas van pasando, pero siempre habrá alguien que esté ahí, que a lo largo de nuestra vida, aunque otras cosas las vayamos perdiendo, perdura. Si tenemos la suerte de tener ese alguien. Y nos regala una de las amistades más preciosas que he visto yo en el cine.

Y de paso, nos pega un palo. Nos pega un palo y nos hace sentir mal porque Mary y Max, son ese tipo de personas a las que normalmente, marginamos o no hacemos caso. Incluso, se les trata mal.

Y al final de la película, no pude evitar llorar. No pude evitar emocionarme, y darme cuenta de que había visto una película única, especial. Dura, triste, pero al mismo tiempo, preciosísima. Porque la vida es dura, pero tiene cosas muy bonitas por las que merece la pena seguir adelante.

Vedla ya si aún no lo habéis hecho, de verdad.

martes, 20 de diciembre de 2011

El rincón coreano: Lo confieso, yo lloré con...

A los coreanos les gusta mucho el drama. Pero mucho. Se montan unos dramones tremendos así como quien no quiere la cosa. A veces, todo acaba bien, y otras, pues los odias porque todo es muy triste. Aunque tienen la habilidad de hacer que hasta lo más triste, sea bonito. No es simplemente tristeza, te deja esa sensación de: qué triste...pero qué película más bonita acabo de ver.

Claro, que también depende de cómo conectes con este tipo de cine. Yo voy camino de convertirme en una friki del cine coreano, y soy consciente de que películas que yo adoro, a otros pueden ni gustarles o gustarles menos. Si encima, esas películas buscan el drama, pues si esa película no te llega, lo verás todo demasiado artificial quizá. Porque muchas veces nos quejamos de qué tal película busca la lágrima fácil. A mí no me molesta saber que hay películas hechas para llorar: las hay para reír también. Lo que me molesta es cuando noto que todo está forzado, ya que la historia en realidad no es triste ni funciona. Supongo que de eso depende cuando lloras o ríes en una película: que lo que se cuenta, te llegue de verdad. Y todo eso es muy subjetivo.

Ya hice una lista de películas que me hacían llorar, que debo ampliar algún día. Y como me gusta más el dorama que a los coreanos, y a ellos les chifla, me pareció buena idea hacer una lista de películas coreanas que me hicieron llorar. Que dentro de un tiempo, seguro que son más. Ahí van:

Soy un cyborg: ya incluí mis razones en la anterior lista, así que no voy a repetirlas.

Oldboy: No sé cuánta gente llorará con esta película, pero yo tras verla varias veces, hay un punto en el que se me acaba escapando un par de lágrimas. Me parece tristísimo, y todo adornado con esa música, el dolor de un personaje, su actuación... No voy a explicar cómo es la escena, porque aparece hacia el final. Pero para el que la haya visto: el momento del puente. Espero que ya sepáis de lo que hablo.

Maundy Thursday: Si no lloras con esta película, o al menos no lo pasas un poquito mal, es que no tienes corazón. Una historia de amor muy muy peculiar, especial y distinta. Y unos hechos que hacen que en algún momento, la película sea triste e incluso dura -muuuy dura-. Muy muy recomendable, pero lo váis a pasar mal. Pero de verdad, merece la pena.

Daisy: Doramón, doramón. Película de un triángulo amoroso, en el que las cosas son muy complicadas. Cosas que se sienten y que no se dicen, otros que fingen ser quiénes no son... La verdad es que a mí hay ciertas cosas de la película que me parecen muy tiernas, al final acabé interesada y poniéndome nerviosa por la situación del triángulo. Jun Ji-Hyun (My Sassy Girl), la protagonista, está tremenda. Es una gozada ver a esa mujer actuar, y enamora. Y bueno, todo se va liando, y hay muchas situaciones de drama absoluto. También aparece Woo Sung-Jun, chico protagonista de la siguiente de la lista.A moment to remember: No busquéis el argumento, que os spoilearéis vivos. ¿Razones para verla? Pues a ver, otra historia de amor, que a mí tampoco me parece típica. Tiene algo que la hace distinta, no es lo de siempre. Y luego, la película tiene un giro que la cambia por completo -en Filmaffinity está explicado en la Sinopsis ese giro...-, e introduce el drama. Por desgracia, conozco de cerca lo que se cuenta en esta película, y para mí está contado perfectamente. Por eso quizá también me impliqué más, y la sufrí y lloré más. Porque lloré una barbaridad no, lo siguiente.

Windstruck: Del director de My Sassy Girl, con la misma protagonista (todavía pondré más películas en las que sale ella...maldita, siempre me hace sufrir). Bueno, ooootra historia de amor, con otro giro que cambiará la película. Los coreanos son muy de eso, nunca sabes por dónde te la van a clavar ni de qué manera. Una de las películas más tristes que he visto en mi vida, creo que con la que más he llorado. Tiene escenas tan sumamente tristes y desgarradoras...Me dejó hecha una mierda, pero me pareció preciosa, pese a todo. Bastante importante que conectes con la historia y te llegue todo, aunque permanecer frío ante determinados momentos...me parece demasiado complicado. Y gran culpa la tiene ella, Jun Ji-hyun. Madre mía, qué pedazo de actuación se marca.

Il Mare: por seguir con las de Jun Ji-Hyun. ¿Os suena La casa del lago, de Sandra Bullock y Keanu Reeves? Pues esta es la original. Si tenéis curiosidad, adelante. A mí me pareció muy amor, no sé, me gustó. Tampoco es una historia de amor convencional, es una de las cosas que me gusta de los coreanos, y de los asiáticos. No te cuentan la típica pastelada en la que se dicen las pasteladas de siempre. Puede que no haya ni un solo beso en la película, basan en demostrar el amor mediante otras cosas mucho más sutiles y reales. Yo creo que esta acierta en eso, y en describir la soledad, y cómo vas necesitando a otra persona.

El hombre que fue Superman: Aquí también sale ella, pero ella no es la película. La película es el chico protagonista, un hombre que se cree que es Superman. A mí me pareció una historia que despertaba mucha ternura, más que nada por él. Majísimo. No sé, me pareció que él tenía mucha alma y era demasiado encantador como para no emocionarme en determinados puntos.

My sassy girl: Obvio. Una de mis películas sobre el amor más favoritas del mundo mundial. Lloro porque es preciosa. Mi crítica aquí. Y ya la última en la que sale Jun Ji-hyun.

Welcome to Dongmakgol: Una de las películas más preciosas que he visto en mi vida. En medio de la guerra de Corea, soldados surcoreanos y norcoreanos, y un soldado americano, acaban en una aldea, que vive aislada y no sabe nada acerca de las guerras, ni las armas. Una historia sobre lo absurdo del odio, de las guerras; una historia sobre la bondad humana, la esperanza, la inocencia, el sacrificio. Esta película la deberiáis ver todos ya.


Y creo que hasta aquí. Pero nos preocupéis (no sé a quién le hablo, porque realmente no sé a cuántos les interesa la sección de cine koreano realmente, y si alguien va a hacer realmente caso de mis recomendaciones...pero da igual), que tengo más almacenadas y pendientes y seguro que lloro y lloro. Soy una blanda, en realidad.

jueves, 15 de diciembre de 2011

BSO/Momentos: Easy Rider

Que mañana es viernes ya, y viene un fin de semana en el que me espera darme cuenta que tengo bastantes trabajos por hacer. Y tengo sueño. Pero no impooorta, porque mañana es viernes.

Y a pesar del cansancio y de que me espera trabajo el finde también, no importa, siento algo de energía y todo. Que vete a saber por qué me ha hecho acordarme de que tenía que actualizar el blog, y se me vino a la cabeza este momento/canción. Porque Born to be wild es muy grande.

Y la canción me da un poquito más energía, o al menos, más optimismo y ganas. Y si la canción ya es buen chute por sí sola, pues si se acompaña con las imágenes del principio de Easy Rider mejor. Porque, ¿se puede definir mejor el espíritu de una película y de unos personajes con algo tan simple como son estos tres minutos? No sé, pero está claro que para esta película y para estos personajes, esta introducción, con esta canción, es la hostia.

Que no me gustan las motos, y me dan ganas de subirme a una y olvidarme del mundo. Born to be wild, y algunos nacidos para ser completamente libres, aunque la sociedad se empeñe en lo contrario y desaprobe las formas de vida de otros. Pero a quién le importa.

Antes que nada, he de reconocer que se me haría complicado definir por qué me gustó Easy Rider. No sé por qué, pero me costaría. No sé, es una película que las ves, te dejas guiar y cuando te has dado cuenta, ha terminado. Y que algunas imágenes se te han quedado en la cabeza. Como esta.



Feliz inicio de fin de semana.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Los extraños VS Secuestrados



And the winner is...Funny Games.

Veamos. Hace tiempo que vi Los extraños (Bryan Bertino), y el domingo pasado me vi Secuestrados (Miguel Ángel Vivas). Y ambas, incluso antes de verlas, me recordaban a Funny Games; y después de verlas, pues más. Yo amo Funny Games con todo mi corazón y se me activa el punto G cinéfilo solo con pensar en ella. Entonces, la verdad es que si las comparamos con la de Haneke, pierden mucho ambas, aunque a veces es inevitable hacerlo. Al ver Secuestrados, pues me acordé de Funny Games, y a su vez de Los extraños, y este bucle de psicópatas me lleva a hacer esta entrada. Vamos primero con la gente extraña.

Los extraños parte de lo mismo que las otras dos casi. Una pareja está en una casa apartadita, y una gente viene a perturbarlos y a hacérselo pasar mal en el propio hogar. Bien, la película tiene cosillas interesantes. No sé, tiene algún momento que inquieta, al principio dan mal rollo los extraños estos por eso de que no les ves la cara. Los paseos de Liv Tyler por la casa, acojonada, mirando a todos lados, esperando que aparezca alguien... El no saber por qué narices están haciendo eso. Y un punto que me gustó (SPOILER: Creo recordar que va un amigo o algo así a casa de ellos, y por error, le pegan un tiro, ya que esperaban en la habitación para volarle la cabeza a unos de los raritos de las máscaras si aparecía ahí).Total, que sí, eso está bien. Pero la película se vuelve muuuy repetitiva. Es todo el rato igual. Que si ando por la casa, que si miro, que si ahora veo uno en la ventana, que ahora no está, que ahora está en otro lado... Si al principio podía transmitir tensión, e incluso algo de acojone si empatizabas; a mí me parece que llega un punto que cae en el aburrimiento y no interesa demasiado si hay uno escondido en el techo o quién muere o qué. Y luego: es totalmente absurda e irreal. En una película así, supongo que la gracia es poder ponerte en la piel de la pareja, para así poder pasar un mal rato. Pero es que los tíos de las máscaras deben ser unos mutantes como X-Men, pero en feos -de ahí que no enseñen la cara-. Eso sí, con sus poderes. De repente estoy en la ventana, al siguiente segundo estoy dentro de la casa. Y así los tres, y en muchas ocasiones. Aparecen y desaparecen a su antojo dónde les da la gana y al instante. Todo esto de: ay, me podía pasar a mí, qué haría yo en mi casa, en su situación... se va al traste, porque adquiere todo un tono surrealista y hasta cómico.

Sobre el final, no os voy a decir nada, porque mi cabeza lo consideró tan irrelevante, o directamente, una mierda tan enorme o previsible o poco impactante, que lo envió directo a la papelera de reciclaje. No me acuerdo. Pero tampoco recuerdo que me gustara. Total, que tiene algunas cosas interesantes, pero creo que al final pesan más los aspectos negativos. No la recomendaría.

Y ahora, Secuestrados. Que me llamó la atención en su día, más que nada por las buenas críticas, la olvidé, y hace poco me volví a acordar de ella. Hice bien. Bueno, esta es una familia, que es básicamente retenida en su propio hogar. Más Funny Games que la otra en este punto de partida. Y la verdad es que se nota más en la otra que se ha bebido mucho de la peli de Haneke. No diré cosas en concreto (porque no me acuerdo, y de las que me acuerdo, creo que destripan mucho), pero muchas veces te acuerdas de los juegos del austríaco.

Eso sí: esta sí me gustó. Es completamente realista, por la trama, cómo está llevada, y por cómo está rodada. Así que, se empatiza más fácilmente con la familia, y se tiene mucho más interés. Es muy fácil ponerse en situación. Yo la verdad es que no sufrí, me tenía intrigada, y no es que me lo estuviera pasando pipa, pero que tampoco es que lo pasara mal viéndola -que no quiere decir que no me interesara lo que estaba pasando-. Simplemente, hay películas que te hacen sentir más cosas que otras, depende de cada uno. Pero soy consciente de que se puede llegar a pasar realmente mal viéndola, y siendo el tipo de película que es, esto es positivo.

Y si es tan realista, en parte es, como he dicho, por cómo está rodada. Y esto quizá sea de lo mejor de la película. Está rodada con planos secuencia largos, que siguen a los personajes, que se mete muy dentro de la película. No es una cámara alejada, que observa lo que pasa a distancia. Es como verlo desde dentro. Y se usa el recurdo de pantalla partida alguna vez, y la verdad es que es muy buena idea, al mostrar la angustia de dos situaciones diferentes, y cómo unos son ajenos a la otra. Sobre todo, la que creo que es la última pantalla partida, es genial. Me refiero al momento en el que se unen en uno los dos planos.
Bueno, y otro punto a su favor, y que aumenta el realismo. Ya sabéis que en estas películas siempre pensamos: buah, si estuviera yo ahí, haría esto; o: ¿PERO POR QUÉ NO APROVECHA AHORA PARA HACER X, EL MUY IMBÉCIL? Pues en esta película sí se hacen. Se intentan cosas, los personajes intentan lo que la lógica pide hacer en determinadas situaciones. No se quedan de brazos cruzados sin aprovechar oportunidades, o dejando que los secuestradores hagan lo que quieran y ya.

Tengo que destacar a Manuela Vellés, la hija del matrimonio. A mí es la que más angustia con diferencia me transmite. He visto críticos de esta peli que se burlan de sus gemidos -no de placer, mal pensados-, pero yo creo que está fantástica. Llorando, gritando, casi sin poder respirar... Vamos, me gustaría ver a los que critican eso en una situación así. Igual ellos se ponen a tomar un café y se sientan como si estuvieran viendo la tele y no sufren ni lloran ni nada.

En fin, esta sí me parece bastante recomendable. Encima española, que luego nos quejamos del cine español. Pues la española le ha ganado la batalla a la yanqui con Liv Tyler de protagonista. Eso sí, advertidos quedáis, ya os digo que podéis llegar a pasarlo realmente mal. Y la verdad es que hay alguna escena y momentos un poco brutos. Pero es cortita, en menos de hora y media seréis libres.

Por cierto, todavía no he decidido si me gusta o no la primera escena de Secuestrados. Por un motivo, me gusta, pero por otro, pienso que se lo podría haber ahorrado. No lo tengo claro.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Ranking: Alejandro Amenábar

Hace poco vi Mar adentro, que aún no la había visto, y esa era la última que me faltaba para haberme visto la filmografía de Amenábar, que la verdad es que me gusta, aunque algunas películas me gusten menos que otras. Reconozco que para mi gusto, ha ido bajando el nivel con el paso del tiempo, pero siempre es interesante ver qué hace. Por cierto, ¿alguno sabéis en qué anda metido ahora? No tengo ni idea. En fin, allá va mi ranking de las películas de Alejandro Amenábar.

1. Tesis

Me ha costado decidirme por el primer puesto, porque más o menos las dos primeras me gustan lo mismo. Y hace mucho que vi las dos, así que igual cuando las vuelva a ver, pienso que el orden es otro. Pero vamos, yo diría que Tesis es mi película favorita suya. Recuerdo que de pequeña me llamaba mucho la atención -a mi hermana le gustaba-, y bueno, siempre quise verla. Así que nada, una noche me decidí. Estaba muerta de sueño, y la película consiguió despertarme y ponerme en tensión. Después de esa vez, alguna vez la he pillado por la tele y he visto alguna escena suelta, y me sigue enganchando igual. Tiene algo, además de ser un thriller genial. No sé. Tiene un algo que no sabría definir que atrapa, tiene escenas o momentos que no se olvidan, y tiene algo que la hace distinta. Además, el tema tampoco es que sea fácil. En fin, que en su día me encantó, y es de esas películas que no me importaría ver las veces que hiciera falta. Y que sé, que aún sabiendo el final, va a volver a conseguir que me vuelva a sentir incómoda y hasta nerviosa.



2. Abre los ojos

Pues eso, estaría más o menos igual al nivel que Tesis en cuanto a gusto personal. Me dejó con la sensación de: guau, lo que acabo de ver, vaya pasada. No sé, esas películas que te impactan en el momento de verlas, sobre las que das vueltas y vueltas una vez has acabado de verla. Se habrán dicho ya mil cosas sobre ella, así que, para qué añadir más. Otra que, junto a Tesis, me parece una película distinta.
3. Los otros
Aquí ya es cuando empiezo a ver caída de nivel. Y mira que esta película me gusta bastante, pero ya no es lo mismo. No tiene la esencia de sus dos primeras películas, no la ves y piensas que has visto una película especial y diferente, independientemente de si te encanta o no. Esta es una película bastante más tópica, y encima tuvo la mala suerte de estar muy pegada a El sexto sentido. Pero aún así, entre las películas de este tipo que se suelen hacer a montones, abundan las castañas típicas y tontas. Esta no, esta está bien hecha; la ambientación y los momentos más de terror -aunque a mí no consigan darme miedo- me parece que están muy consgeuidos. Quizá terror no me transmitió, pero sí intriga, y algo una sensación como de inquietud. Y el final, bueno, pues no era fácil de adivinar.

4- Ágora

Bueno, en líneas generales, me parece lo mismo que lo que he dicho arriba: sus primeros proyectos me parecían como más "personales", menos comunes, y Ágora no me parece que se salga mucho en ese sentido. Pero, sí me gustó, aunque menos que Los otros. La historia está bien, es muy interesante, bien recreada, Rachel Weisz es amor y el final me parece que destaca por encima del resto. Pero...no sé. Creo que simplemente me gustó, que me pareció correcta, buena, sin más. Me dio la sensación de que podría haber sido mucho más, y que era demasiado fría para lo que estaba contando. Una pena.



5- Mar adentro

Como he dicho antes, la última que he visto de Amenábar...y su única película que no me gusta. Mira que el caso de Ramón Sampedro me parece interesantísimo, que creo que sobre la eutanasia hay que hablar y reflexionar muchísimo...pero no. Me pareció aburridísima, salvo un par de escenas en las que se decían cosas interesantes. Pero vamos, que se me hizo eterna, me daba la sensación de que no se acababa nunca. Cuando lo muestra a él como volando, o lo que a él le gustaría hacer, me pareció como que estaba mal hecho. Que no quedaba bien, que lo veía todo muy forzado. Logró que un tema y una persona que me interesaban mucho, no me interesara. Me hizo querer que se acabara la película. La verdad es que no sabría especificar en qué cosas falla, o por qué me pareció tan aburrida. Aunque sí me parece que hay mucha paja argumentalmente hablando, que hay cosas que o creo que no aportan nada, o que están contadas mal y por eso no aportan nada. No sé qué fue, pero una decepción total. Mucho más emocionante e interesante ver un solo minuto del verdadero Sampedro que toda la película esta entera.

Venga va, a ver si alguno que me comenta me da su opinión sobre Mar adentro, o sobre su película favorita de Amenábar, o sobre lo adorable que soy -o lo odiable que soy-. Los comentarios son libres para hablar de lo que queráis : )

PD: Me siento mal. Amanecer se ha estrenado y casi hasta tengo ganas de verla para criticarla. No es grave, ¿verdad doctor? ¿O sí? Es que me lo paso tan bien criticándolas, qué le voy a hacer...

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Momentos: Gilda

Ya sé que este momento es muy típico, pero este tipo de momentos siempre gusta rescatarlos, verlos una vez más.

La verdad, yo lo confieso: la película Gilda no me gustó. La vi no hace mucho, que aún no la había visto -aunque claro, esta escena la conocía, como todos-, y me decepcionó bastante. Me aburrió, algunas partes de la historia me parecieron tontas. Y en fin, muy poco interesante en líneas generales. Me parece una película muy olvidable, salvo por ella, Rita Hayworth, y este momentazo.

Y es que, quiero aprovechar este momento para comentar algo que me fascina: las mujeres del cine más clásico. Tenían un aura diferente a las actrices de hoy en día. Muchas quizá no eran las más guapas del mundo, pero tenían algo especial. Aparecían en pantalla, y brillaban. Se comían la pantalla, te daban la sensación de que eran mujeres fascinantes.

Eran elegantes, y conseguían ser sensuales con poco, muy poco. Quizá un vestido que apenas insinuara formas, enseñar los hombros, un poco las piernas. O quitándose un guante, como es este caso. Me sigue pareciendo increíble que se logre ser tan sexy con un gesto así.

Eso hoy en día ya no es así. Sí, hay actrices que me gustan mucho, que tienen una belleza que atrapa, que son elegantes, que tienen clase, y que consiguen ser sexys solo con una mirada y sin necesidad de enseñar nada. Pero no es lo mismo. No transmiten lo mismo. Que no digo que las de hoy que tienen estas características no me encanten, pero son distintas. No quiere decir que sean peores, pero...

No sé. No sabría definir exactamente qué tenían estas actrices de la época, pero seguro que alguno también lo ha pensado alguna vez. No sé qué tendrían, pero tenían esa capacidad de dejarte con la boca abierta, de que te quedaras embobado mirándolas, y pensarás que menuda mujer.

Y ahora sí que sí, el momentazo:

jueves, 10 de noviembre de 2011

Marilyn ha resucitado (dicen)

Hola, querido blog. Prometo que la próxima vez que me vaya de viaje, dejaré preparada alguna entrada para que se publique, porque entre los días que estoy fuera, los días de estrés de antes, y los de vuelta que no quiero saber nada del mundo, pues...sufres abandono. Y no quiero hacerte sufrir tanto. Y prometo que lo de ponerme enferma justo el día que tenía pensado actualizar tras ese caos/abandono, no me volverá a pasar.

Ahora, ya os hablo a vosotros. O me hablo a mí, y me pregunto si soy tan rara, o es que veo el mundo de forma distinta o qué me pasa. La cuestión es que no es la primera vez que veo al 90% de la población (o son tantos que parecen que son el 90%, y quizá no sean ni mayoría) que dicen una cosa, y yo pienso otra completamente distinta en esto del cine.

Me pasó cuando salió la primera foto de Michelle Williams como Marilyn Monroe (esta misma que está puesta a la derecha). Todo el mundo asombradísimo, diciendo que era como ver a la propia Marilyn. Yo flipé. No sé, yo solo veía a Michelle Williams con la misma cara de siempre, pero muy bien disfrazada de Marilyn. No a Marilyn.

Mi distorsión de la realidad ya ha ido a más al salir hace ¿unas semanas? -no recuerdo bien- el tráiler de la película My week with Marilyn. Total, la gente diciendo que es tremendo, que es como ver a Marilyn, que Marilyn ha vuelto a la vida, que qué increíble, que le dan el Oscar fijo, te amamos Michelle Williams, blablabla. Todo ese tipo de cosas.

Yo me pregunté lo que me pregunto ahora: ¿veo las cosas al revés o qué? Porque a mí me dio mucha pena ver ese trailer. Pero que mucha, y ver la gente comentando esas cosas. Os dejo mi opinión o mi visión extraña de las cosas.

Veo a Michelle Williams. No veo a Marilyn. Y veo a Michelle Williams porque es que, yo a esta mujer, haga lo que haga, le veo la misma cara siempre. Esa cara como de muñeca así rara. Esa cara de: me he metido cinco tripis, lo estoy flipando, y nací siendo una muñeca pepona. Esto ya es percepción mía y muchos pensarán que exagero o algo, pero no sé, en todos los lados que la he visto y en todas las fotos que miro, siempre tiene esa misma expresión. La verdad es que últimamente estaba poniéndose de moda y supongo que con esta película, lo hará ya definitivamente. Me da mucha pereza que esta tía se ponga de moda, pero de actrices sobrevaloradas -mi opinión, lo siento, pero no me puede gustar como actriz una tía que me da la sensación de que siempre va colocada y que tiene la cara hinchada y extraña vete a saber por qué-con modas está el mundo lleno.

Bueno, aparte de eso, no niego que la caracterización sea muy buena y que ella haya captado gestos y los haga muy parecidos o incluso algunos hasta iguales. ¿Pero eso es realmente una buena actuación? Veamos. Seguro que vosotros mismos o alguien que conozcáis, imita perfectamente la voz de alguien, sus gestos... Imaginaos que lo caracterizan exactamente igual que a la otra persona. Buah, sería la hostia. Muy guay, una imitación perfecta. Pero eso, imitación.

Ya sé que como Marilyn no va a haber otra. No pido que Michelle Williams transmita todo lo que transmitía Marilyn, pero no sé. Que me transmita algo. No veo nada de la sensualidad y sexualidad tan tremenda que Marilyn transmitía. Ese encanto indescriptible que te hace saber que es única. Esa forma de andar que hace que el mundo se mueva a sus pies. Todo ese carisma, el poder que tenía con una mirada, un gesto, una sonrisa. Y así podríamos seguir si nos pusiéramos a enumerar todas las cualidades de Marilyn, todo lo que la convirtió en un icono. Pues bien, para mí, Michelle Williams habría estado bien, si se acercara a transmitir algo de eso. Pero la veo reírse en el trailer, y no me transmite nada, ni una pizca, de lo que he dicho antes. Y no se me va en ningún momento la sensación de disfraz e imitación.

Luego igual, veo la película y me sorprende, y su actuación sí me convence. Porque solo tenemos un trailer para basarnos. Pero igual que unos ya le dan directamente el Oscar, yo digo que no me convence. Al menos, de momento.

¿De verdad soy la única que no piensa que Michelle Williams está impresionante? Que me siento muy rara. Jo.

Aquí tenéis el trailer por si alguien aún no lo ha visto:


miércoles, 19 de octubre de 2011

El rincón coreano: '71: Into the fire'

Bueno, inauguro sección, porque como víctima de los poderes coreanos en muchos aspectos de la vida, cada día soy más fan de Corea, y también de su cine. No soy una experta, me queda demasiadísimo por ver, pero voy viendo todo el que puedo. Así que, por aquí comentaré las películas que deberiáis ver inmediatamente. Si no os gusta el cine coreano, huid de esta sección. Si os gusta, a ver si me recomendáis cosas o me dáis vuestra opinión sobre lo que vaya poniendo. Y si os interesa y no habéis visto lo que recomiendo, pues igual hasta os sirvo de ayuda (me sentiré útil~).

La película de hoy es 71: Into the fire, que vi la semana pasada. Es una película sobre la guerra de Corea, pero centrada en un aspecto en contreto que pasó realmente. 71 jóvenes estudiantes surcoreanos, la mayoría voluntarios y sin ningún tipo de experiencia, tienen que defender un colegio del avance de las tropas norcoreanas.

El comienzo nos sitúa en una batalla previa a esto. Las escenas de guerra son bestiales: no se les puede reprochar absolutamente nada. Es una gozada verlas, son realistas, impactantes y emocionantes. He visto a más de uno comparando estas escenas con las de Salvar al soldado Ryan. O sea, que no son ninguna tontería. Dicen que desde la de Spielberg no se habían visto escenas así de buenas en una película bélica. Yo no sé si eso será cierto, pero a mí me encantaron, la verdad. Ya digo: no se les puede reprochar nada.

La historia entonces nos lleva al lado de esos estudiantes, abandonados un poco a su suerte. Es sencilla: la miseria de la guerra, mostrada a través de estos chicos. Los problemas, el miedo, el dolor, los conflictos que surgen incluso con tus compañeros. Tampoco es que sea algo nuevo, pero cuando estas cosas se cuentan bien, son amor. Y es el caso.

Sin que te des cuenta, la película va avanzando, y atrapa. Engancha, te ha metido dentro de ella de alguna manera que no sabes muy bien explicar ni sabes cómo ha ocurrido. Pero ahí estaba yo, viéndola, y de repente fui consciente de que se me estaba pasando volando.No me gusta nunca destacar aspectos en plan técnico por diversos motivos, pero en esta hay que hablar de eso. Es una pasada. Para variar en los coreanos, visualmente está muy cuidada. Y bueno, se nota que hay presupuesto. Hay otras historias que son más sencillas de contar y quizá no necesiten tanto, pero esta lo requiere, sobre todo en las escenas de guerra, y lo tiene. No sé si tendrá un poco más de presupuesto que lo habitual, pero la verdad es que si estás acostumbrado a ver cine coreano, llama la atención en este aspecto.

Y esta es otra película bélica que hace ver cuánta gente muere sin motivo alguno. Cuánto sufriniento, cuánta gente sacrificándose, luchando...¿para qué?

De los actores quiero destacar al que interpreta al que podría decirse que es el protagonista. Si alguno es seguidor de K-pop (musica coreana), pues esto es un dato curioso: al protagonista lo interpreta el mismísmo T.O.P. del grupo BIG BANG. Yo ya le vi actuando en IRIS (serie coreana a la que un día le dedicaré una entrada, porque OMG, no la pude amar más y no pude estar más enganchada), y estaba muy carismático haciendo de villano. En esta, hace un papel totalmente distinto, y olé por él. No es que lo veas y digas: Dios mío, qué actorazo. Pero cumple, y su actuación está bastante bien. Más fan todavía de él soy.

Pues eso, en conclusión es una película muy recomendable para todos. Si os gustan las películas bélicas bien hechas, entretenidas, con grandes escenas de guerra, yo creo que la disfrutaréis. Incluso solté alguna lagrimilla. Tiene dos personajes con los que te encariñas: el protagonista, y el que le va a hacer la vida imposible a éste. Y algún momento bastante épico, sobre todo al final.

Ah, se me olvidaba. El director es John H. Lee, responsable de A moment to remember, película preciosa -llorar es amor- que algún día recomendaré por aquí también. Tendré que ver qué es lo próximo que hace.

Nota: 8'5

jueves, 13 de octubre de 2011

En defensa de Tim Burton

Seguro que alguna vez os ha pasado que os dáis cuenta de que toooodo el mundo dice lo mismo sobre x película, actor o lo que sea. Pero exactamente lo mismo. Que parecen loros que se hacen eco, vaya. Total: que se ha impuesto una opinión como moda.

Pues algo así me parece que lleva pasando un tiempo con Tim Burton. No es que esté en contra de quienes lo critican, qué va. Lo que me alucina es lo que he descrito antes: ver a gente repitiendo los mismos argumentos, palabra por palabra, aunque eso implique que se contradigan a sí mismos. Por eso, voy a reunir esos argumentos que tantas veces he visto repetidos, y a defender al pobre Tim, que se está quedando solico frente a tanto loro.

Todo empezó en el país de las maravillas. Básicamente, se la ha calificado de una mierda de dimensiones estratosféricas. Comprendo que a muchos no les guste o no les haga gracia esta película, pero me pareció y me sigue pareciendo, demasiado exagerada y extrema la reacción contra esta película. Aunque pueda no gustar a muchos, tampoco considero que sea una película tan sumamente horrible e infumable. Todos, casualmente, pensaron que sí.
Estamos ante una película de Disney, al estilo Disney, pero con estética de Burton y toques de Burton. Yo la disfruté -como ya dije en su día- y no me parece raro que a mucha gente le pueda parecer entretenida y agradable. Pero no. Parece un pecado terrible: la existencia de esta película, y el que te guste. Supongo que es mejor esconder que te gusta y repetir lo que dice el resto: quedarás mucho mejor, y no te señalarán con el dedo como si fueras subnormal o algo. El caso es que esta película parece un crimen, por el que Tim Burton merece ser condenado. Porque esto no se quedó en destrozar brutalmente esta película: porque parece ser que Sweeney Todd también fue una castaña.

Sweeney Todd y los bipolares diabólicos. Si ya me parecía sospechoso que tanta gente coincidiera en tener una opinión tan drástica sobre Alicia -y además, diciendo más o menos las mismas cosas sobre ella-, los comentarios sobre Sweeney Todd confirmaron mi sospecha de que ahora es guay y está de moda decir que Tim Burton actualmente no vale para nada.
Seguro que a mucha gente no le gustó en su día esta película, pero es que, resulta que gente que en su día sí le gustó, con el estreno de Alicia afirmaban rotundamente que las dos últimas películas de Burton eran malas. Y eso era una verdad innegable, oye. Como su bipolaridad.
Criticad a Burton, pero por favor, respestaros a vosotros mismos. Y si os formáis una opinión y argumentos propios, sería la hostia ya.

Es que Tim Burton desde Sleepy Hollow no levanta cabeza. ¿Qué...QUÉ? Sleepy Hollow: nos tenemos que remontar al año 1999. A pesar de que esta moda está más presente ahora, y es más radical, se lleva un tiempo diciendo que desde el jinete, pues como que Tim Burton bajó de nivel y ya no hacía películas tan buenas. Vamos a comprobarlo. Después de contarnos la historia del jinete su cabeza, vinieron sus simios. Bueno, pasemos a las siguientes: Big Fish, La novia cadáver y Charlie y la fábrica de chocolate. De la primera ni me voy a molestar en decir nada; la segunda, me parece 100% Burton, gustó bastante, y a mí me parece que es bastante mejor que Pesadilla Antes de Navidad (dato curioso: acabo de descubrir que en Filmaffinity, la crítica que hice de esta peli hace años con una cuenta antigua, que tuve que abandonar por motivos que no vienen al caso, está la primera de todas...¡qué emoción! Podéis verlo aquí, yo era JilL); y la tercera, es bastante entrañable y agradable, y tuvo buena acogida. ¿A qué viene, entonces, decir que Sweeney Todd y Alicia son la confirmación de una carrera que ha ido en un declive tremendo?


"Es que ha perdido su esencia y talento, y gran parte de culpa la tiene que ya no hace historias propias y originales". Me hace gracia que uno de los argumentos para acusar a Burton de su bajada de talento sea que ya no hace historias propias. Me hace gracia por lo siguiente:
Primero, esto lo dice gente que asegura que Sleepy Hollow (adaptación) es la repera. Ya os digo, la bipolaridad es amor. Y por eso estas modas-opinión me parecen tan absurdas.
Dentro de la filmografía de Tim Burton, hay de todo: adaptaciones e historias propias, o historias inspiradas en ciertas cosas (Ed Wood y Mars Attacks!, por ejemplo). En sus películas más recientes, que tanto molestan, también hay de todo: Big Fish, una de sus grandes películas, y encima, adaptación al canto; o La novia cadáver, que es una historia suya. Su próximo proyecto, que ya está rodando, es Dark shadows, adaptación de una serie de televisión, y Frankeenweenie. Sí, ese corto suyo de hace un porrón de años -cuando aún era bueno, claro-tan alabado, que...chanchanchan...¡oh, sopresa! ¡También es una adaptación! Pero, ¿Tim Burton no había perdido su talento en parte por hacer adaptaciones? ¿Entonces cómo es posible que muchos de sus trabajos más alabados sean adaptaciones? No hay quien os entienda, bipolares diabólicos. Cuando Frankenweenie se estrene, pueden pasar dos cosas: o la gente asegura que Tim Burton ha vuelto -ni que se hubiera muerto o ido de vacaciones-, o que, al alargar la historia, ha perdido la gracia y claro, como ya no es bueno como antes, pues le ha salido una patata. Supongo que todo depende de lo que guste Dark Shadows: servirá para que está moda-opinión se consolide, o empiecen a recular un poco.

Johnny Depp-Tim Burton: joé, qué coñazo. Dark Shadows ya está siendo criticada de hecho: que el tándem Depp-Burton cansa y aburre ya. Bueno, puedo entender que os apetezca ver a alguien distinto de protagonista, pero quizá Johnny Depp sea perfecto para el papel. Burton no contó con él para Big Fish: ese papel no era para Johnny. Y bueno, si Johnny Depp fuera mal actor y no encajara bien en las películas y personajes de Burton...pero es que, la verdad, no veo actor mejor para los personajes que ha interpretado con Burton. No me ha desentonado en ninguno. En cambio, seguro que muchos que dicen que esta pareja ya aburre, se harían una paja si Scorsese anunciara que va a hacer una película con De Niro. Muchísimos directores han hecho infinidad de películas con sus actores fetiche, y muchos son directores adorados por todos. Pero supongo que si lo hace Burton ahora, es otro motivo de crítica. Estoy convencida de que si las críticas fueran positivas, no se estarían quejando de la misma manera.

Su carrera es muy irregular. Es la conclusión final. Una conclusión que suena como si tuviera un par de buenas películas, y una carrera muy mediocre. Una conclusión que los lleva a prohibir que se use la palabra genio con él. En mi opinión, esto es muy injusto. Que tengas casi que pedir perdón por llamar genio o decir que adoras a un tío que es responsable de películas como Bitelchús, Ed Wood, Pesadilla Antes de Navidad, La novia cadáver, Big Fish, un Batman muy decente (con un Joker grandioso, que para mí siempre será el mejor, pero esto es otro debate, y si ya soy lo peor porque me guste Alicia y ame a Tim Burton, si me meto con Nolan en esta entrada también, no salgo viva de esta) Eduardo Manostijeras o Sleepy Hollow, pues me parece un poco triste. Que son unas cuantas joyitas.

En fin. Luego también está el tema de que muchos su estética-estilo no les gusta ya, les parece repetitiva, aburrida, y que siempre es igual. Yo creo que siempre ha tenido un estilo, y a mí no me molesta: al contrario, me encanta. Pero esto ya va más a gustos.

Por supuesto, esto no va en contra de los que no les guste Burton o no soporten sus últimas películas. Solo contra lo absurdo de repetir exactamente las mismas palabras que todo el mundo, contradecirse y no ser capaces de emitir una opinión propia. Venga, que hasta que se estrene Dark Shadows tenéis tiempo de intentar pensar un argumento propio.

Yo, la verdad, adoro a Tim Burton. Y espero con ganas Dark Shadows, Frankenweenie, y lo que venga. Le daré las gracias siempre por su universo, y por todas las grandes películas que nos ha regalado.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Películas: Pa Negre

Cuando ganó todos esos Goya, me dio curiosidad ver Pa Negre. Y al ser seleccionada como representante española para los Oscars, pues mi curiosidad aumentó todavía más, así que nada, acabé viéndola la semana pasada.

Bueno. Es una película sobre la posguerra española. No sobre la Guerra Civil. Y no, no es la típica película española que trata este asunto. Porque normalmente, en España se tiene la costumbre de abordar este tema desde una única perspectiva (y digo normalmente, porque hay excepciones, como Balada triste de trompeta): la visión del bando republicano sufriendo el horror del bando franquista. Y ya. Que no digo que no sea importante, pero se olvidan otras muchas cosas. A veces se olvida que en la guerra fue eso, una maldita guerra, que tuvo momentos vergonzosos por parte de los dos bandos. Se olvida, a veces, hablar del después. Y no del después de las personas asesinadas, sino del después de la gente que quedó y tuvo que vivir ese después: la miseria, las familias que vieron cómo se les arrebataba la vida, de una manera u otra; el sufrimiento de que te asesinen a un familiar, sin poder hacer nada, y tener que cargar con ello.

Y precisamente, todo esto sí lo trata Pa Negre. Y para mí es su gran acierto. Se sitúa en una zona rural en Cataluña, ya en la posguerra. El protagonista es un niño, cuya familia tiene para comer, y gracias. Su madre se mata a trabajar para ello. Su padre, tiene que huir y esconderse porque estuvo metido en política.

Y así, a través de la mirada de un niño, se nos va enseñando lo duro que fue vivir el después. Y claro, siendo la mirada de un niño, tenemos historias de fantasmas, fantasía, incomprensión de muchas cosas de las que suceden alrededor. Porque cuando no tienes absolutamente nada, y quieres que tu hijo sí tenga algo, hay que hacer sacrificios. Hay que hacer cosas que ni se te habría ocurrido que puedes llegar a realizar. Pero, quizá él, siendo tan pequeño, no pueda llegar a comprenderlo. No puede llegar a entender que la miseria y la desesperación extrema puedan llevarte a hacer cosas tan avegronzantes, a llevar cargas tan pesadas, a hacer cualquier cosa por un mínimo de esperanza. Y esa era la situación que se vivía: miseria, pobreza, desesperación, miedo, dolor. Estábamos en una época en la que incluso se compraban niños.

La película tampoco es que me encantara una barbaridad. Es decir, me gustó, me parece que está bastante bien, y me gusta el planteamiento. Pero no sé. Tampoco sabría explicar qué fallos le encuentro. Supongo que la trama principal, en algún momento, tiene algún giro un poco forzado y un poco extremo, aunque dentro de todo lo que cuenta es comprensible. Pero quizá choca por la manera en que está contado. No sabría explicarlo muy bien. No es que encuentre fallos palpables. Tal vez tengo la sensación de que podría haber sido todavía mejor. Aunque no sabría definir cómo.He visto en alguna crítica que el personaje del padre no convence mucho. Bueno, a mí sí. Esto va a ser un poco SPOILER, así que pasad al siguiente párrafo si no la habéis visto. La gente dice que no se cree que el padre sea presentado como alguien tan bueno, tan comprometido con sus ideales, y luego sea lo peor y resulte que hasta es un asesino. En fin, yo creo que esto tiene bastante sentido con lo que he dicho antes. Vemos al padre desde la visión del niño: admiración a su padre. El padre tiene que despedirse de su hijo, ¿qué narices va a decirle? ¿Que ha sido un desgraciado que ha tenido que traicionarse a sí mismo? Pues no. Le da consejos, en lo que él cree. Obviamente, tampoco quiere que su hijo acabe como él, quiere que sea honesto, que tenga una buena vida. No es que sea un mal hombre: es esa desesperación y esa situación extrema sin salida la que le lleva a hacer lo que hace. No por gusto. Y, además, todo acaba siendo en beneficio de su hijo. Yo, la verdad, es que no veo ninguna contradicción. Quizá choque un poco de repente enterarte que hace esas cosas, pero vamos. No lo veo un personaje sin sentido ni de coña, me parece que representa todo lo que he dicho antes de lo que puedes llegar a hacer en una situación así. Por cierto, el momento despedida antes de que él muera me pareció bastante durito... FIN SPOILER.

El personaje de la niña, Nuria, en algún momento quizá también sorprenda un poco. Pero a mí me gustó, y la actriz, María Novas, me parece que está bastante bien.

Otro personaje que sí me gustaría destacar es el de la niña repelente del colegio. Esa niña que tiene más dinero que el resto, cuyos padres probablemente sean afines al franquismo. Esa niña que se ríe de los demás, se ríe de que sean pobres, comenta con poco tacto la posible ejecución de una persona. No es un personaje con mucho protagonismo, pero ahí está. Y sigue estando.

Porque además de todo el dolor que la guerra, el franquismo y esa larga dictadura causaron en muchas familias, que tuvieron heridas y un dolor que no pudieron curarse en toda su vida; además de todo eso, una de las grandes herencias del franquismo ha sido su maldita ideología, que se extendió en nuestro país como un cáncer. Y todavía no hemos encontrado cura. Parece que eso fue hace mucho, pero no hace tanto. Parece que todos estamos convencidos y sabemos lo horrible que fue... pero a día de hoy, esa niña repelente persiste, y sigue viviendo en nuestra sociedad.

Un ejemplo muy simple: leí que más de una persona defendía que Pa Negre no se podía enviar a los Oscars porque estaba en catalán.

Pues eso. Todavía hay muchas heridas abiertas. Y gente convencida de que no hay que recordar nada, que eso ya pasó y punto. Yo creo que no. Pasó, pero ciertas cosas siguen viviendo. Pa Negre ayuda a recordarlas, y a pensar en todo lo que no se suele contar a menudo o no se suele recordar, porque solo nos acordamos de las víctimas -los asesinados-. Pero las víctimas fueron (y seguimos siendo) todos.

Nota: 7'5

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Películas de la infancia

Vuelvo. Eh, pero que esta vez va en serio.

El verano -y el pre-verano con sus exámenes...- ha sido un poco caótico, pero ahora parece que ya todo vuelve más o menos a la rutina, todo es más normal, y ya mi blog ha terminado su descanso, nada de actualizar una vez al mes y hala. Hago comeback (?) con nueva cabecera -mil gracias a ella-, y ya en plan definitivo. Porque no solo es que no actualizara, es que estaba desconectadísima de leer otros blogs. Fatal.

Como todo esto es muy vuelta al cole, hago una regresión a la infancia, y aquí os voy a dejar una lista de esas películas que marcaron toda mi infancia. Esa lista que todos tenemos de las películas que veíamos mil veces cuando éramos pequeños, o las que recuerdas que te impactaron o te gustaban mucho. Y muchas, todavía hoy las amamos. Allá voy.

Trilogías: Indiana Jones + Star Wars. Pues eso. Que yo las de Indy me las tragaba siempre que las ponían por la tele, y fue culpable de que quisiera ser arqueóloga y me muriera de ganas de vivir aventuras tan super guays. Mi favorita era El templo maldito, y sigue siéndolo. Y también veía las de Star Wars. Es que en mi casa se veían a menudo, vaya, así que no era raro que de pequeña ya las hubiera visto muchas veces. Y heredé ese gusto por ellas. R2D2 era uno de mis amores totales y absolutos, y odiadme, pero los ewoks me parecían adorables y me lo siguen pareciendo.

Disney. Muy típico, I know. Pero es que yo no había semana que no viera por lo menos una película de Disney. Tenía una colección en VSH bastante importante de Disney, y bueno, anda que no les di uso... Total, que hoy Disney todavía es una de mis debilidades cinematográficas, y me sé diálogos y canciones de memoria. Es todo tan amor. Eso sí, las que no tenía en video, pues las vi alguna vez, pero no han formado parte de mi infancia, la verdad. Toy Story, El libro de la selva, Peter Pan, Pinocho... esas no las tenía. Sí tenía y vi mil veces Dumbo, La cenicienta, Blancanieves, Hércules, El jorobado de Notre Dame, Aladdin, El rey león, La bella durmiente, Merlín el encantador, Robin Hood, Mulan, La Sirenita, Tarzan, Pocahontas...Que la mayoría, ahora, las amo de igual manera o incluso más. Menos alguna excepción, las más clásicas especialemente: Blancanieves, La cenicienta, La bella durmiente... esas ahora me gustan bastante menos, pero algo de encanto tienen. Bueno, y alguna otra de dibujos que no es de Disney, como La princesa cisne.


El mago de oz. Oh, por favor, es que debería ser obligado que todos los niños vieran esta película una vez al menos. Es demasiado mágica. Y yo creo que tenía obsesión importante con los zapatos rojos y las baldosas amarillas. Digo creo porque tampoco puedo afimar con precisión lo que pasaba por mi cabeza hace tantos años, pero vamos, creo que siempre me han encantado esos dos detalles. Y cuando paseaba por una avenida de mi cutre pueblo que tenía parte del suelo de color amarillento, ya era lo más para mí.

La princesa prometida. Nada, otra de esas películas que siempre siempre que hacían por la televisión, la veía. Viva Iñigo Montoya, coño.

Los Goonies. Otra que tal. Si ya con Indiana Jones yo quería ser arqueóloga, ver a unos niños más o menos de mi edad hacer cosas a lo Indy...era demasiado para mí. Ya aumentaban terriblemente mis ganas de irme por ahí, a encontrar tesoros o lo que fuera. Lo que fuera, pero yo quería que me pasaran ese tipo de cosas. Todavía hoy quiero.

Dentro del laberinto. Película que, por cierto, hace como años que quiero volver a ver, y no sé por qué todavía no lo he hecho. Esto también es un poco complejo Goonie: sí, también quería que me pasara algo tan increíble como transportarme a otro mundo, perderme por un laberinto...¡¡conocer a David Bowie!! Lo amaba. Yay.

Eduardo Manostijeras. Recuerdo que la ponían por la televisión, y siempre quería verla, pero creo que la ponían por la noche, y nunca podía. Al final, me la acabaron grabando, y la vi. Me impactó mucho, había algo en esa película que me tocaba algo dentro. La escena cuando se ve la muerte del creador de Edward, con las manos de Edward ya preparadas...No me lo creí. Fue terrible para mí esa escena. No sé qué me cambió por dentro, pero supongo que fui consciente de que un viejecito adorable moría -sí, morir, pero encima no iba a poder hablar desde las nubes como Mufasa...era una persona real muriendo-,y que por culpa de esa muerte en un momento poco oportuno, la vida de una persona iba a estar truncada para siempre. Era algo muy fuerte. Paré la película y tuve que ir a contarle a mi madre lo que acababa de ver. Creo que también lloré. Y me fui a seguir viendo la película.

Dragon Ball: La bella durmiente en el castillo del mal. Vale, quizá esta choque un poquito. Por supuesto, soy de las que creció con Dragon Ball, y además, muy fervientemente, que en mi casa estaba la colección de manga desde el primero hasta el combate con Freezer y los leí mil veces y Goku siempre será uno de mis mejores amigos (?). Total, que esta película la pusieron por Canal9, y la grabé en una cinta. Esa cinta se convirtió en una reliquia: el resto la ocupé con capítulos de dibujos varios como los Fruitis o Willy Fog. Pues estaba un poquito obsesionada con la cinta, y sobre todo con esa película, y yo no sé cuántas millones de veces pude llegar a verla. Pero una cosa exagerada. Enfermiza. De locura. Total, si era una chorrada de película, pero...es que era Goku. Y todos amamos a Goku.

Mi novia es una extraterrestre. No me preguntéis nada, porque no me acuerdo de NADA de esta película. Solo que Kim Basinger iba de rojo. Tampoco sé por qué me gustaba, pero otra que tenía grabada y vi unas cuantas veces.

E.T. Seguimos con los aliens, pero algo más típico. La verdad es que tengo recuerdos muy difusos sobre esta...no me acuerdo así de nada en especial de cuándo la veía, o algo. No sé por qué, porque gustarme siempre me ha gustado mucho.

Cortocircuito 1 y 2. El mítico Johnny nª 5. Hace un par de semanas o así, pusieron la segunda parte por la televisión, y la volví a ver. Oye, vale, no serán peliculones...pero a mí el robot me siguió pareciendo mega adorable, entrañable y carismático. Le tengo cariño. No sé, son esas películas ochenteras que pueden llegar a tener partes hasta sin gracia y cutres, pero que tienen encanto. Me da mucha pena que en Filmaffinity tenga notas tan bajas...Joé, que hay películas mucho peores y más pretenciosas. Y Johnny 5 es amor, no se merece eso T_T

La momia. Y habló de la nueva, claro. Bueno, con esta también me lo flipé de una manera muy importante. Ochocientas mil veces la vi. Otra vez me dieron ganas de ser arqueóloga o algo así. Y yo estaba muy enamorada de Egipto de pequeña -ahora también me gusta, pero la verdad es que otros lugares han ocupado un poquito ese puesto-, y bueno...ver una película de aventuras, en Egipto, con momias, con una Rachel Weisz cuyo personaje me recordaba tanto a mí...Tremendo. Maravilloso. Amé esa película, y la verdad es que es otra a la que tengo muchísimo cariño, y disfruto viéndola mucho. También me sé diálogos de memoria. ¡Alquilé hasta el videojuego! La segunda parte no me caló tanto, pero también la vi varias veces.

El secreto de la pirámide. Creo que solo la vi dos veces, pero me marcó bastante. Trata sobre un joevn Sherlock Holmes. Y a mí, además de las aventuras, me gustaban los misterios mucho. Y claro, si encima estaba protagonizada por gente joven...le daba mucha más cercanía y ya volvía yo a dejar volar mi imaginación.

Ace Ventura 1 y 2. Me hacían taaaaanta gracia de pequeña. Y mira que nunca me ha vuelto loca de pequeña Jim Carrey, pero oye, que me hacían mucha gracia. La verdad es que hace millones de años que no las veo. Imagino que ahora no me harían tanta gracia, pero me pregunto si todavía me harían algo de gracia y afloraría esa nostalgia/cariño o no.

Solo en casa 1 y 2. Va, ¿hace falta decir algo? No era un invierno o una Navidad decente hasta que no ponían alguna por la televisión.

Men in black. La estrenaron cuando tenía solo 7 años, y la teníamos en cinta de video original porque en mi casa nos gustaba mucho. Yo creo que también hay algún diálogo y escenas que me las sé perfectamente. Además, Will Smith e infancia seimpre van ligados. Vivan El príncipe de Bel Air y sus millones de reposiciones.

Grease. Yo creo que desde que tengo uso de razón, Grease ha estado en mi vida. Grease siempre ha sido para mí sinónimo de vacaciones de verano: como mínimo, es una película que veo una vez al año, y cuando era pequeña, siempre, siempre, la veía en verano. La verdad es que ahora me hace gracia la escena en la que a Rizzo y Keni se les rompe el condón. Creo que lo llaman impermeable. No sé si esa palabra, o una parecida usan, vaya. No entendía naaaaaaaaada cuando era pequeña. No le veía sentido a esa escena. Es muy gracioso verla ahora. Pero en fin, que Grease ha seguido ahí, año tras año. Solo que ahora además no me invento las letras al cantarlas.

Mi chica. Ay... Me encantaba tantísimo, tantísimo. Quiero volver a verla. Otra que yo creo que siempre caía cada vez que la ponían por la televisión. Qué bonita. Pero cómo lloraba. Ay.
El silencio de los corderos. Que debería de ser cualquier cosa menos peli de infancia, pero como ya conté , la vi siendo una cría, y la verdad es que siempre he tenido en la memoria el impacto que me causó.

Y hasta aquí. Y claro, llevaba tanto tiempo sin actualizar, que ya que me pongo, pues hago entrada kilométrica -así si me da por desaparecer otra temporada, pues tenéis para leer, yay~-. Seguro que se me ocurrirán más películas que marcaron mi infancia...pero yo creo que las fundamentales están ahí. O las que más recuerdo que veía, que seguro que hay alguna que ni recordaré que veía.

Pues oye...no tenía tan mal gusto.

PD: ME HAN RECORDADO EN EL PRIMER COMENTARIO QUE NO MEREZCO SEGUIR VIVIENDO. ME HE OLVIDADO DE REGRESO AL FUTURO Y DE GREMLINS. Un fallo IMPERDONABLE.

viernes, 26 de agosto de 2011

Películas: Fast Food Killer (Drive Thru)


Bueno, hoy voy a recomendaros una película no excesivamente conocida, que tuve el placer de disfrutar el otro día.

El argumento, aparentemente, es bastante sencillo: alguien, con el disfraz de un payaso, imagen oficial de una cadena de comida rápida especializada en hamburguesas, comienza a asesinar a jóvenes. Pero la película es mucho más.

Nos encontramos ante una disección de la sociedad norteamericana, acertadísima y crítica. En primera lugar, es fácil identificar al payaso asesino con el colega de McDonald's. Todos sabemos ya cómo se llevan con McDonald's en Estados Unidos. Pues bien, esa franquicia, ese símbolo de la expansión capitalista, la afición que hay allí por comer y comer en un restaurante así, la cuestionable calidad de sus productos...En fin, todas esas cosas que ya sabemos. La manera en que esta cadena de comida basura corrompe la sociedad americana se ve aquí representada de manera más directa: en realidad, nos está matando. Y las principales víctimas pueden ser los jóvenes, si además los padres no se preocupan por ellos.

Esto de los padres es otro asunto. Como se descubrirá, la acción en el pasado de unos padres irresponsables, está relacionada con los asesinatos. Los errores del pasado no desaparecen, sino que algún día, acaban volviendo y puedes pagarlos. Y, además, pueden pagarlo tus hijos si no has sido el padre o madre que debías haber sido.

También tenemos algunos clichés, de los que se burla la película. En la primera escena, asesinan a dos chicos (blancos), que visten ropas al estilo rapero, y hacen gestos y hablan como si fueran negros. Negros wannabe que se llaman, vaya. Se les ridiculiza, y son aplastados finalmente por la sociedad. O el policía, pasado de peso, estúpido, que no sabe seguir las pistas. Solo preocupado por comer, y que resulta un completo desastre. La estupidez policial, pasa factura a los afectados que acuden a ella.

La joven protagonista es una chica, digamos, alternativa. Es totalmente lo contrario a adoptar una postura conservadora, un pensamiento bastante común en los Estados Unidos. Ella piensa diferente, y resulta ser el principal objetivo del payaso de la cadena de hamburguesas. Ese payaso que simboliza tantas cosas de la sociedad americana que ella rechaza. Ella, que es distina, es perseguida por la sociedad.

Y...vale, va. Ya está. Ahora en serio. La película es mala no, MALÍSIMA. Es una chorrada tan grande como suena el argumento de un payaso representante de hamburguesas que se dedica a cargarse chavalines. Bueno, mentira. Es mucho más chorrada de lo que puede parecer con ese argumento. Pero hey, si algunos pueden sacar interpretaciones de un plano de 10 minutos a una piedra, ¿por qué yo no iba a hacerlo de esta película? Si es que si nos ponemos, todo tiene un significado profundo.

El caso. Que es horriblemente mala. Pero mala, mala, mala. Cutre a más no poder. Estúpida, tópica, sin sentido, con chistes malísimos, asesinatos de coña...En fin, una castaña. Lo único bueno que tiene es que Leighton Meester (su protagonista, Blair en Gossip Girl) sale guapa guapa. De hecho, yo descubrí la película por ella. Y si alguno es fan de Gossip Girl, que sepa que también aparece Dan Humprhey (Penn Badgley), con estas pintas:
En fin. Que es una mierda de película. Peeeero...¿y lo que me reí? Oh, por favor. No me lo pude pasar mejor viéndola. Ah, por supuesto, el doblaje también es mega cutre, lo que la hace aún mejor. Se me hizo hasta corta. Genial. Fantástica. Oye, con otras que van de serias no me lo paso yo tan bien.

Por eso en Filmaffinity le puse un 8. No estoy loca, es que joder, me divertí tanto...por lo ultra malísima que es. Es que no vale para nada. Y eso es lo que la hizo divertida. Y por eso, también la añadí a la lista 'Las peores películas que he visto'. Porque lo es. De las más peores. Pero ahí la tendré, por si otro día me apetece reírme de nuevo.

Ah, y con dos cojones, la dejan abierta para una segunda parte. Los directores (sí, encima son dos)sabían que los fans desearíamos una segunda entrega más que nada en este mundo.

martes, 16 de agosto de 2011

La No Recomendación: Nick y Norah, una noche de música y amor

[Me ahorro explicaciones y excusas por las que mi blog lleva agonizando tanto tiempo]

Hay cosas que no me gustan en este mundo, como a todos. Una de ellas es ese aire y esa actitud de "mira qué alternativo soy, qué diferente, qué indie, qué guay, cómo molo, tú eres menos que yo..." y etcétera. Por eso Juno me parece una película entretenida y ya, pero a mí eso de que la pava se crea guay por conocer cuatro cosas que chicos de su edad no y por llevar Converse, y esa manera tan estúpida de tratar el embarazo...pues como que no. Pero esto no es una crítica a Juno. Quizá algún día. La cuestión es que las sensaciones descritas antes, son las que me transmitió Nick y Norah, una noche de música y amor.

Supuestamente, es una comedia romántica de adolescentes distinta -y cool que te cagas, para todos esos chicos que sean igual de cools y sean aspirantes a gafapastas o a modernillos de mierda- que alguno se ha atrevido a comparar con Antes del amanecer y Buscando un beso a medianoche. Pero en realidad, es la misma historia de siempre: pringado al que su novia putón le deja, y él está muy depre y solo piensa en volver con ella, y se auto humilla y tal. A la chica rarita del instituto le gusta el chico rarito, aunque no lo conoce, pero tienen aficiones en común, y claro, son muy mega especiales, y eso es algo único. Su novio-cosa-ex-loquesea, es un gilipollas y un cabrón aprovechado, ya que la rarita tiene un padre famoso e importante.

Se conocen, se gustan, y oh, qué bonito es todo. Aunque la verdad, yo no me llegué a creer en ningún momento la historia entre esos dos: no veo química, no veo ningún momento el que compartan algo especial, no puedo comprender esa atracción tan repentina y tan fuerte, ni la evolución de la relación, teniendo en cuenta a los ex, sobre todo a la ex putón y lo que va haciendo -bastante predecible-.

Además, tenemos a los amigos mega graciosos del rarito protagonista -y encima son gays, lo tienen todo para estar en una peli indie y molar-, y a la amiga de la rarita, que es una borracha, y a la pobre chica rarita -que, por supuesto, no bebe, lo cual demuestra su superioridad y su incapacidad de conectar con el mundo inmaduro y adolescente-, le toca cuidar siempre de ella. Y, ¿sabéis el típico idiota sin cerebero que se lía con el putón y ella lo utiliza y no le hace ni caso? Provocando situaciones tipo en las que él la sigue como un perrito faldero, y ella en plan: oh, cállate. Pues sí, ese personaje también aparece. Y sí, la ex putón que pasaba del protagonista como de la mierda, decide interesarse por él e intenta volver a seducirle porque le ve interesado en la rarita. Es todo tan original que me quiero morir de la emoción.Luego, no sé, las tramas que deberían ser graciosas, como los líos de la amiga borracha o lo del chicle-qué asco, en serio-, a mí me parecieron sosas, sin gracia y bastante tontas.

Además, se supone que la música es importante, ya que es lo que une a los dos personajes, y que saben mogollón. Bueno, pues la música en la película, tiene importancia al principio, y luego queda en un tremendo segundo plano, para recuperar algo de protagonismo ya en el final. No sé, ya que eso les une, lo podrían haber aprovechado más, en lugar de hacer desfilar todos los tópicos del mundo. Aunque, casi que mejor. Porque cada vez que hablan sobre música, es para llorar, o reír, o lo que cada uno prefiera. Me refiero, por ejemplo, a la conversación en la que se nombra a los Beatles.

Estamos en una película indie, guay, molona, de gente culta y blabla. Pues bueno, dicen que el primer single de los Beatles es I wanna hold your hand, cuando en realidad fue Love me do. Gracias a cierta persona por ese dato. Vamos, si vas de guay con la música, qué cuesta documentarse un poquito... Y la conversación sobre The Cure... Es taaan absurda. Tan patética. Se intenta hacer una gracia, decir algo original, algo tipo: hey, mira, es que es obvio, ¿a que nadie se le había ocurrido decirlo? Es super ingenioso, seguro que todos aman este diálogo. Y ehm, no. No tiene gracia. Muy lejos de la conversación sobre los Beatles y sobre Ringo Star de (500) Días Juntos. Las películas no tienen nada que ver (empezando porque esta última es amor y adorable, y Nick y Norah no), pero cuando pienso en lo de The Cure, recuerdo ese momento de la película de Joseph Gordon-Levitt y Zooey Deschanel, y veo algo bien hecho del mismo estilo, al contrario que el intento fallido de la película que estoy destrozando sin piedad.

No sé, qué queréis que os diga, con semejante panorama, los tópicos, ese aire que no soporto, que no me hacían gracia las gracias y que no me interesaba la película, y que es todo predecible, pues me pareció un montón de mierda innecesario. Ah, y debo comentar que hubo un momento que me recordó a Física o Química -no es que la vea, pero recuerdo que esa escena de la serie la vi no sé por qué, y se me quedó grabada...es tan cutre, que claro...-.

*SPOILER DEL MOMENTO FÍSICA O QUÍMICA*. Me refiero a cuando la ex putón se baja del coche y se pone a hacerle un baile sexy a Michael Cera. Clavadito a cuando en la escena de esa serie tan prestigiosa y de calidad, una tía...una rubia con cara pan que se supone que está buena, se sale del coche, y le hace un strip-tease al pavo...no sé si era el Gorka u otro subnormal.
En fin, pues eso. Muy cutre todo. Encima, el tío está llorando toda la peli por su ex, está deprimido porque la quiere, y ella se le pone en bandeja, y encima en plan sexual, y el tío se larga a por la rarita, con la que apenas ha compartido nada. No me lo creo, la verdad. *FIN DEL SPOILER*

Yo no la recomiendo. Pero si queréis una opinión menos cruel, y nada destroyer, podéis leer al Sr Nocivo. Igual coincidís con él, pero a mí me seguirá pareciendo una basura de dimensiones estratosféricas.

lunes, 4 de julio de 2011

Momentos: Martín (Hache)

Bueno, en la anterior entrada anuncié alegremente cómo mi blog revivía por las vacaciones, y resulta que no, que mis vacaciones han durado tan poco que ni me he enterado. Y a mí madrugar me sienta muy mal, y así me pasa, que por als tardes necesito el mínimo esfuerzo intelectual. Ni que mi blog fuera un ejercicio de intelecto, pero hey, pienso lo que escribo (aunque a veces quizá no lo parezca) y no doy de mí.

Hoy digo: va, actualiza. Con algo así breve, y así no tienes excusa porque te cansas. Pensé en la escena de Battle Royale por el principio, cuando una japonesa super amor y kawaii les explicas las normas, toda ella feliz aunque hable de muertes, y Kitano también feliz de la muerte -pero con su cara de que no es feliz, esa cara de Kitano de "sí, me ves muy tranquilo y serio, pero tócame las narices, y no tendrás posibilidad alguna de sobrevivir"-. Y los alumnos acojonados y flipándolo. Me encanta, es taaaaaaan divertido ese momento. Pero youtube me odia, y no encontré video.

Luego, youtube siguió odiándome, ya que quería poner la primera aparición de Malcolm McDowell en la película If... Es anterior a La naranja mecánica, y fue por esa escena, cuando Kubrick lo vio ahí, cuando supo que él sería Alex DeLarge. Parece ser que la veía una y otra vez, convencidísimo. Tampoco la encontré en youtube.

Ya super desesperada de la muerte, pensando que igual me tenía que currar una entrada sobre una película, me dio por pensar en buscar cualquier escena de una película al azar, a ver si encontraba algo decente con lo que actualizar. Así de profesional soy. Me acordé de Martín(Hache), y de esta sí hay mogollón de videos amor en youtube.


Y es que, de esa película tengo recuerdos que supongo que coinciden con los de muchos: sus diálogos. Ese guión que es para tenerlo ahí, y al menos unas cuantas partes, leerlas y leerlas. Y es que esa película es diálogo puro, es vida, porque hablan y reflexionan sobre ella y sobre asuntos relacionados con ella. No puede no interesarme cuando se habla sobre la vida, al menos cuando se habla tan bien, cuando se dicen las cosas bien dichas, como tienen que decirse, como rondan por mi cabeza, pero no sé ponerlo en orden ni expresarlo de esa manera tan digna.

Y claro, sobre todo, recuerdo a Dante, de Eusebio Poncela, que sus frases son para mí el recuerdo que mejor guardo. Y eso que la mayoría las he olvidado. Es más, creo que además de la de follarse a las mentes, no recuerdo ninguna en concreto. Pero sí recuerdo la sensación al escuchar cómo hablaba: y es una gozada.



Esa escena es una de tantas que podría haber puesto. No la pongo por nada en especial, si no porque había que poner una. Y no puede dejar más claro en ella lo absolutamente crack que es.

miércoles, 22 de junio de 2011

Cosas que odio del cine (Vol 1)

Parece una entrada de Todas las cosas que odio, pero no. Yo también tendo derecho a odiar.
El cine es algo más que una película. Es toda la gente que participa en ella, es el momento en el que la ves, con quién, dónde, los comentarios sobre ella... Muchas cosas. Y de entre tantas, no soporto unas cuantas.

Las típicas comedias románticas o dramones del rollo romántico. Americanadas en este ámbito, vaya. Las comedias románticas me parecen todas iguales, estúpidas, sin gracia...Encima, muchos de sus actores, tipo Jennifer Aniston (tampoco la soporto en Friends, odiadme fans acérrimos de la serie), me parecen igualmente insoportables. Igual hay alguna más decente que me llega a entretener y la salvo algo de la quema, pero pocas. Los dramones...me refiero a esos que son una pastelada, que tienen que decirse lo muchísimo que se quieren cada dos minutos de la manera más cursi posible aunque su relación no tenga ni pies ni cabeza, y metan con calzador elementos supuestamente dramáticos para que me muera de la pena porque no pueden estar juntos. Anda ya. Odio este tipo de relaciones en pantalla, de verdad.

La gente que desprecia a los cinéfilos más jóvenes: de la tirria por la década de los 90 en adelante.
Últimamente, me he encontrado muchos comentarios en Internet sobre lo mismo: los más jóvenes no tenemos ni zorra de cine, así que no tenemos derecho a opinar, y no conocemos películas anteriores a los 90. Bueno, tengo 21 años. Nací justo en los 90. Sí, he visto cine anterior a los 90. Obviamente, sí, me queda mucho por ver. Obviamente también, no puedo haber visto el mismo cine que alguien con más años que sea otro aficionado y dedique mucho tiempo a ver películas. Con el tiempo, voy remediándolo. No me creo en igualdad de condiciones para opinar que alguien que haya visto trescientas mil películas más que yo y tenga ciertos conocimientos, pero no creo que por no haberme visto (todavía) la filmografía entera de Billy Wilder u Orson Welles sea una subnormal que no tiene ni puta idea, y cuya opinión vale menos que una mierda.Por otro lado, me hace gracia lo de que citemos películas de los 90. Nací en esa época, he crecido con los estrenos de a partir de los años 90, igual que uno de los 80 lo hizo a partir de esa década. Es lógico que mis referencias más recientes y abundantes sean de la década de los 90 y de la década de los 2000. Por otro lado, que nombre películas de estas décadas, no quiere decir que no haya visto cine anterior. Mi película favorita es Oldboy, del año 2003. ¿Me convierte eso en una cateta que huye de los clásicos? Pues no. Y otra cosa...ya sé que mola despreciar el cine actual (que sí, que hay mucha mierda, pero se hacen cosas buenas también) y amar el pasado. Pero dentro de unas décadas, las películas que marcaron en los 90 y en la década de 2000, pasarán a considerarse joyas del pasado. Supongo que en ese momento, se criticará a la gente que solo cite películas que se han hecho a partir del 2030, y no pasará nada si citas una de los 90.

Ah, y otro detalle relacionado, que me lleva a otro punto: si citas a Tarantino, es que tampoco tienes ni idea de cine. Dan por supuesto que los fans de Tarantino creemos que éste inventó el cine. Sé que Tarantino no ha inventado nada. ¿Y? Si adoro a Tarantino no es porque crea que sea un innovador increíble como no hay otro igual, sino porque me hace disfrutar con sus películas. Me encantan, las amo. Punto final, no hay más. Otros aman a Nolan y lo tratan como inventor del universo, y tampoco creo que haya inventado nada nuevo; pero se les critica mucho menos que si dices que eres fan de Tarantino. Igual que con Tarantino, pasa con algún otro director, tipo Tim Burton, otro al que adoro, y que ha dejado películas creo que demasiadísimo dignas como para menospreciar a alguien porque diga que es fan suyo.

Gente que hace listas para demostrar cuánto sabe (y no, no me refiero a hacer listas de películas como hacemos todos porque sí).
Como véis, la gente pedante que se cree superior me saca bastante de quicio. Hay más puntos sobre ellos, alguno se quedará para el Vol. 2. En este caso, no sé si os habrá pasado, o lo habréis visto por Internet. Una persona comenta algo sobre una película, otra no coincide con sus gustos, y se lo hace saber, opinando de forma completamente distinta, e incluso diciendo alto tipo: pero cómo dices eso, estás loco... Vamos, expresiones para mostrar que no estás de acuerdo, típico. La primera persona, no sé si sentirá amenazada o no será capaz de tolerar que alguien ponga en duda sus conocimientos y su refinado gusto. Para que eso no quede en duda, se dedica a hacer listas enormes de películas (o a nombrarlas, si no es por Internet...yo es que esto lo he visto mucho en blogs), tipo: mira cuánto he visto, cuánto sé, más que tú, chincha. ¿Por qué narices hacen esto? Quizá la persona que le puso pegas, es capaz de hacer listas muuuucho mayores y ha visto más cine. O quizá no, pero es que aunque no pudieran, me sigue pareciendo igual de absurdo. Si tienes tan clara tu postura, y estás tan confiado sobre tus conocimientos, ¿por qué en lugar de argumentar lo que defienden, se dedican a recitar nombres para intentar quedar por encima y demostrar cuánto saben? No lo entiendo.

El doblaje de las películas asiáticas.
Supongo que muchas son porque tienen poca difusión, y el doblaje es barato y cutre...pero otras que tienen más presupuesto, siguen siendo cutres. Imagino que influye el que los asiáticos interpretan de manera muy distinta a la occidental, y los actores de doblaje tal vez no son capaces de cogerle el punto y queda en una mera imitación que es ridícula: por ejemplo, cuando los asiáticos gritan mucho. Doblado queda de chiste. Y también la forma de hablar y expresarse: a veces dicen cosas que los occidentale sno diríamos, o no de esa manera, y escucharlo de la voz del actor de doblaje suena raro de cojones. El caso, que no veáis películas asiáticas dobladas si podéis evitarlo. Yo no encontraba The Host para descargar en VO, y me la bajé en castellano. Casi me da algo viendo a Song Kang-Ho (actorazo)llorando como un loco con esa voz tan absurda, que hacía que sus gritos y sus llantos fueran un chiste. Menos mal que ahora la tengo un DVD (edición especial tres discos *__*), cuando la vuelva a ver, no tendré que soportar eso.

La gente que no acepta sus "guilty pleasures".
Y lo pongo entre comillas, porque yo lo veo una gilipollez: si te gusta algo, te gusta, y punto. ¿Por qué te tienes que sentir culpable? Y lo que es peor, ¿por qué tienes que esconderlo y no admitirlo? O admitirlo a medias: sí bueno, es que está entretenido... Cuando en realidad, se lo han pasado de la hostia. No seáis imbéciles, anda. Si os gusta, os gusta. Y ya está. Puedes ser consciente que no es la séptima maravilla, pero oye, la comida basura a veces apetece mucho y sienta como Dios. Además, pensad que luego, hay películas que como tienen respaldo de críticos o mucho público, aunque sean una castaña, si te gustan, ya no da cosa admitirlo. Ahí tenéis Avatar (iba a hacer yo una entrada sobre odio y no nombrar a James Cameron, sí claro...señoras inglesas que en realidad son James Cameron, ¡yay!).



Y el resto de odios, los dejo para una segunda parte. O una tercera. Que oye, es ponerme a criticar, y podría seguir, y seguir, y seguir...