martes, 4 de febrero de 2014

Un personaje: Jesse Pinkman

Supongo que a todos los fans de Breaking Bad les llega ese momento en el que deben responder a la gran pregunta; ¿Walter White o Jesse Pinkman? 

No es que si eliges a uno, rechaces al otro, pero supongo que todos somos más de uno que de otro. La elección es complicada. Walter White es un personaje increíble, por eso lo siento por él: soy de Pinkman. Si no habéis visto Breaking Bad, no tenéis por qué huir de esta entrada. Jesse es una gran razón para ver la serie. Una de tantas.

La verdad es que Jesse me ganó pronto. Con permiso de Saul Goodman, me parece el personaje más divertido de Breaking Bad. Son incontables los momentos en los que Jesse me ha hecho reír, con sus bitches, sus reacciones impulsivas, sus caras, sus piques infinitos con Walter. Pero claro, Jesse es algo más que un chico que suelta un bitch cada dos frases. Creo que Jesse es mi favorito porque fue el que se metió más dentro de mí.

Me explico, y de forma sencilla: Jesse me parte el corazón. Mientras que hay otros personajes por los que puedo sufrir más o menos, es Jesse quién más me hace sufrir con una diferencia enorme. En parte, porque le pasan demasiadas cosas malas; y, por otro lado, porque me parece que es el que menos se merece que le pasen esas cosas. A lo largo de la serie, vemos atravesar a Jesse un camino terrible, duro y lleno de obstáculos, que destrozarían a cualquiera. Y siempre está esa sensación de: por qué él, si no se lo merece. Esa sensación de que Jesse simplemente tuvo mala suerte, que está perdido en algo que le supera, y que no debería estar ahí. Que cometió un error, y ese error lo estropeó todo.

Y ves cómo le arrancan las posibilidades de ser feliz, cuando es solo un chico que necesita apoyo y suerte para aprovechar toda la vida que le queda por delante. Ves a alguien que ha sido rechazado hasta por sus propios padres. Nadie pudo confiar en él, a pesar de demostrar que es la mejor persona de todos los que le rodean, que no soporta las injusticias o que le pasen cosas malas a la gente que quiere y a la gente inocente. A pesar de que es capaz de arriesgar su vida por ello, por esas personas, por lo que cree que está bien, porque es incapaz de vivir con el hecho de hacer daño a otros. Y te dan ganas de sacarle de ahí, de llevarle lejos de ese infierno, de decirle que no está solo, y pegarle cuatro gritos a todos los que le infravaloran y le tratan como si no fuera nadie.

Además, he de decir que es el único personaje con el que me identifico de la serie. Esas cosas siempre te hacen sentir más cercano al personaje. No soy tan valiente como Jesse, no digo bitch, pero puede que a veces sienta las cosas de manera parecida. Y, para más inri, cuando cocina con Walter y discuten, y la lía... no puedo evitar acordarme de mí y cierta persona. Sé que si nos metiéramos en la droga, seríamos como ellos dos: yo no entendería mucho, la liaría parda todo el rato, y él perdería los nervios. No pegándonos y diciéndonos barbaridades, sino en situaciones divertidas como las del 2x09, 4 days out, por ejemplo.


No puedo no tenerle un cariño inmenso a Jesse. ¿Os ha pasado alguna vez que un personaje de ficción se ha ganado un rincón en vosotros muy importante? Que, de vez en cuando, lo recordáis. Pensáis en él de vez en cuando, sintiendo que no podéis olvidarle, como si fuera más un viejo amigo que algo ficticio. Pues eso me sucede con Jesse. No puedo evitar acordarme mucho de él. Y, SPOILER tantas veces, deseo con fuerza que por fin haya tenido suerte, y le vaya bien en la vida. FIN SPOILER

Por supuesto, parte del mérito de lo grande que es Jesse, lo tiene Aaron Paul. Puede que haga otras cosas, y espero sinceramente que le ofrezcan cosas interesantes y siga regalándonos grandes actuaciones, pero siempre será Jesse. Y Jesse siempre será parte de mi vida, a su manera. A veces, la ficción es demasiado poderosa. Al igual que Walter White, de ese enorme Bryan Cranston, Jesse Pinkman es eterno. Por sus bitches, y por mil razones más.

Jesse, I miss you.

8 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo en todo JESSE ES AMOR SUPREMO, y AARON PAUL ES MUY GRANDE. Aunque yo soy mas de Walter hay que reconocer que Jesse es MUY enorme y que sin el la serie habria sido una mierda muy grande, MENOS MAL QUE NO LO MATARON EN LA 2a temporada como tenian pensado

    ResponderEliminar
  2. Y eso que a mi tambien me toca mucho Jesse y lo tengo ahi metidito en el corazon, tambien porque me recuerda a CIERTA PERSONA xD

    ResponderEliminar
  3. MMM Aaron Paul pintado de azul y con unos zancos podria tener futuro en el cine

    ResponderEliminar
  4. Debo de ser la única que piensa en Hank lol Era muy fan... imaginad como acabé... magdaleónica perdida...

    ResponderEliminar
  5. Yo soy más de Walter, pero Jesse es imprescindible, es el toque humano de la serie, el contrapunto a la calculadora mente de "Mr. White". Su personaje es buenísimo y su interpretación muy acertada.
    Por muchas películas, series o lo que sea que haga a partir de ahora, Aaron Paul siempre será Jesse Pinkman.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. A mí al principio me encantaba White/Heisenberg, pero Jesse se fue ganando poquito a poco un hueco y se convirtió en mi favorito de tal manera que la última temporada estaba más pendiente de ver que le pasaba a él que a nadie. No sé cómo ocurrió ese cambio, pero ha habido más gente que me ha comentado que estaba sufriendo igual por él, seguramente por lo que tú dices de todo lo que le ha pasado. Creo que maduró muchísimo, y la evolución del personaje es impresionante, como la de White también. Yo también espero lo mismo que tú, y me ha hecho mucha gracia lo que dices de que a veces piensas en él y lo de identificarse. A mí también me pasa, quizá también porque como me gusta escribir ficción hay personajes que me recuerdan a otros que yo he escrito, o sobre los que me gustaría escribir, y Jesse sería uno de ellos. De series, creo que Dale Cooper de Twin Peaks ha sido uno con los que he sentido esa empatía, en Mentes Criminales al principio me gustaba mucho Reid (luego se les fue yendo la cosa de las manos y ya no me interesaba nada demasiado), Claire Fisher de Six Feet Under, y ahora mismo Rust Cohle de True Detective también estoy esperando a ver qué le ocurre en el próximo episodio. Y en Girls con Hannah, hay muchas cosas que no puedo con ella, pero cuando habla de escribir y sus problemas también siento esa empatía.

    ResponderEliminar
  7. Aaron Paul estuvo en Almería y tuve la oportunidad de conocerle en persona. Sinceramente, tiene mucho parecido con Jesse en la realidad, quitando lo de drogadicto (aunque a la botella le da bastante bien)
    Estuvimos hablando con él, y le preguntamos por el final, y nos dijo que se grabó una escena más en la que iba a ver a Brook y se lo encontraba muerto, pero que los guionistas lo dejaron de lado. (y menos mal, porque yo ya sí que me habría tirado por la vetnana con tanto sufrimiento)

    ResponderEliminar
  8. Estoy ahora mismo viendo "Breaking Bad" en Netflix. Hace tiempo oía hablar mucho de esta serie, hace poco la vi por aquí y por fin me decidí. Y no sé si ha sido una buena o mala decisión, más que nada porque estoy obsesionada con ella xD y sí, también y sobre todo con Jesse. Los veteranos ya lo tenéis pasado pero yo estoy ahora en pleno apogeo, voy por la cuarta temporada. Jesse siempre me ha despertado simpatía, empatía, pena, compasión... De todo. Pero fue cuando vi la escena del hospital cuando Hank le da la paliza y habla con Walter, que desde ese momento como tú dices, me partió el corazón. A parte de que la escena es bestial. En ese momento tanto Jesse como Aaron me ganaron totalmente y para siempre. Estoy sufriendo por Jesse como antes sólo había sufrido por Michael Scofield, y yo diría que más.
    En fin, cuando acabe la serie, a ver que hago xD
    De momento hasta sueño con ella y con Jesse, el pobre...!! Dan ganas de consolarlo y arreglarle la vida realmente.
    Ojalá acabe bien y todo tenga un gran final para él. (Aunque algo me dice que no...)

    ResponderEliminar